10 cosas que ver en Marrakech

marrakech

Marrakech es una de las ciudades imperiales más fascinantes de Marruecos. Sus perfumes, sus colores y sus melodías nos recuerdan un cuento de hadas de mil y una noches . Los zocos , las plazas llenas de artesanos, el canto de los Muezzins que invitan a los fieles a rezar y los riads misteriosos atraen a muchos visitantes cada año. La parte de la ciudad que más atrae por su encanto magnético es la medina , la ciudad vieja, que data del siglo XI. Con esta guía descubriremos las diez cosas más importantes para ver en Marrakech. Los sitios de interés cultural son bastante limitados, sin embargo, lo que realmente vale la pena ver en esta magnífica ciudad es la atmósfera cálida y familiar que reina en sus calles. A pesar de ser relativamente pequeña, la parte antigua de la ciudad cuenta con varios mercados tradicionales bereberes, los zocos, en cuyos puestos se colocan productos tradicionales marroquíes y bereberes: Alfombras, linternas, especias, joyas y quién sabe ... ¡tal vez incluso algunas lámparas mágicas!

Índice

    Jemaa el Fna

    Jemaa el Fna es el corazón palpitante de Marrakech, una gran plaza llena de artistas, vendedores ambulantes y turistas. Ha sido patrimonio de la UNESCO desde 2001. En cualquier momento del día o de la noche, se puede observar el ir y venir de las personas que caminan por la plaza y, mientras tanto, observar el color del cielo africano que cambia de tono según la hora y la estación. Las puestas de sol admiradas por los cafés de la plaza son sin duda una experiencia inolvidable que vivirás en Marrakech. Entre sus puestos puedes comprar telas, comer frutas secas y dátiles, decorar tus manos con henna o simplemente mirar a los adivinos y escuchar la voz de los narradores que narran cuentos de hadas árabes al público. Esta plaza está claramente afectada por la influencia francesa sufrida durante el dominio colonial, No es sorprendente que también se la conozca como "la place". La Medina se desarrolla a su alrededor y constituye una etapa real de un espectáculo vital que anima la ciudad. Alrededor de la plaza hay una verdadera bola de calles, poblada por miles de vendedores ambulantes: los zocos o mercados son el alma de la ciudad. Entre estas sinuosas calles se respira la verdadera atmósfera marroquí.

    El desierto y Essaouira

    Otra experiencia inolvidable son las excursiones en el desierto a caballo o en camellos, conocidas como "recorridos por el desierto". Alejándose de la caótica vida de la ciudad, entrará en otra dimensión donde el silencio y la soledad son los maestros. Te sorprenderá la belleza al observar las interminables extensiones de arena y el inmenso cielo azul mientras te deslizas sobre la arena arrullada por el movimiento ondulante de tu camello. También es posible pasar una noche en una tienda de campaña en un campamento típico bereber: Beber té de menta o café bajo el cielo estrellado del Sahara parecerá casi un sueño. Si hablamos de viajes fuera de la ciudad, una visita a Essaouira, considerada la ciudad complementaria de Marrakech, es imprescindible.

    Las tumbas de los Saadís

    La necrópolis de Saaditi, no lejos de la mezquita de Kasbah, es una de las obras de arte más asombrosas de todo el norte de África. Se remonta a finales del siglo XVI, las tumbas fueron redescubiertas por los arqueólogos solo a principios del siglo XX. Finamente (y ricamente) decoradas, los salones de la necrópolis son una maravilla que no te puedes perder en Marrakech. La pieza central del edificio se considera la habitación de las doce columnas, un mausoleo decorado con estucos y mármoles que, como en otros edificios sagrados, son en realidad la causa de la belleza hipnótica que cautiva a los visitantes al mantener sus ojos encadenados al complicado diseño geométrico que Cubre paredes y pisos.

    Los jardines Majorelle y Villa Oasis

    Los jardines Majorelle son un complejo de jardines botánicos en el noroeste de la Medina. Originalmente constituyendo un palmeral, el "Jardín Majorelle" fue diseñado y construido a principios del siglo XX por Jacques Majorelle, quien se inspiró en los jardines marroquíes tradicionales. Estos jardines constituyen un verdadero oasis exuberante en el corazón de la ciudad, lleno de plantas exóticas exuberantes, pobladas por aves raras que anidan entre sus ramas y decoradas con fuentes y estanques. Famoso es el color con el que se pintaron las paredes de la villa del jardín: Un intenso azul cobalto que transmite una sensación de profunda tranquilidad a todo el jardín. En el primer piso de la Villa elegida como hogar por Majorelle, el museo bereber se puede visitar desde 2011: un

    Los Hammams

    La importancia de la limpieza en la cultura musulmana se evidencia en Marrakech por la presencia de numerosos hammams. El aspecto turístico de este tipo de lugar ha prevalecido a menudo, dando vida al hammam spa, verdaderos centros de bienestar. Para aquellos que están más interesados ​​en el aspecto tradicional, todavía hay hammams públicos, donde el lavado se realiza en el suelo con un guante áspero y jabón negro. Estos lugares públicos están estrictamente divididos por sexo. Si decide probar la experiencia de un hammam público, es recomendable traer una toalla y ropa de repuesto.

    Medersa por Ali Ben Yousef y el museo de Marrakech

    Desafortunadamente, los edificios sagrados musulmanes, como las mezquitas y las escuelas coránicas, no están abiertos a los visitantes. La única excepción es la Medersa de Ali ben Yousef, una escuela coránica del siglo XIV que cerró definitivamente en la década de 1960. El edificio es de estilo morisco completo y está completamente decorado con estucos y mármoles que reproducen las figuras zoomorfas naturales con patrones geométricos. Respetando el lugar, es posible admirar el edificio que albergaba la escuela Medersa más grande del Magreb. En el centro del edificio hay un espléndido patio donde se encuentra la cuenca de abluciones rectangular. Todo el palacio, finamente decorado, es una obra de arte, pero merece especial atención la cúpula de madera decorada con motivos geométricos de la sala de oración. Al comprar el boleto acumulativo,

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de cada usuario en nuestra web. ¿Que son?